¿Qué nos depara el futuro?

Es raro escribir sobre viajes cuando estamos confinados en casa. No sabemos cuando finalizará esta situación, ni sabemos cómo repercutirán sus efectos en nuestras vidas. Lo que sí sabemos es que nada volverá a ser igual que antes.


Es probable que el distanciamiento social se extienda a nuestro día a día como algo normal, mantendremos las separaciones en la cola del super, las oficinas volverán a crear espacios de separación entre los trabajadores y seguramente se aprobará alguna normativa que obligará a las empresas a ampliar la superficie por empleado. Lo mismo podría aplicar en los medios de transporte y dejemos de ver vagones de metros hacinados en las horas punta y, porque no, que se obligue a las compañías aéreas a ampliar los espacios de separación por ocupante.



No parecen malas ideas, pero todas ellas obligarán a incrementar los costes tanto en el sector público como en el privado por lo que los viajes encarecerán y volveremos a los años setenta o principios de los ochenta cuando solo podían viajar (especialmente en avión) las personas con un nivel económico alto. Lo que volverá a ampliar las distancias entre las clases sociales. Antes del inicio de esta crisis se estaban produciendo brechas económicas importantes entre los distintos estratos de la población. Los ricos cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.


Con el aumento de paro generado por el coronavirus esta brecha se va a ver incrementada, especialmente en el grupo de personas con pocos recursos que habrán visto como sus ingresos desaparecían de forma abrupta y sin poder hacer nada por evitarlo. Por desgracia el incremento de la pobreza suele ir ligada al incremento de delitos, y los delitos a la violencia; lo que provocará en algún caso que ese país desaparezca de la lista de destinos favoritos de los viajeros.


Por otro lado, esta recesión económica está provocando que los mares, los ríos y lagos estén mucho más limpios que antes y que la naturaleza se esté regenerando a una velocidad que creíamos imposible, por lo que a pesar de ser más pobres podremos respirar un aire más puro y bañarnos en unos mares, ríos o lagos más limpios. Eso sí, cerca de nuestras casas.


Como esto es muy serio y nosotros muy payasos a continuación os incuimos nuestro video de humor Work from home. Esperamos arrancaros alguna sonrisa. Un fuerte abrazo y ¡mucho animo a todos!


© 2023 by Train of Thoughts. Proudly created with Wix.com